martes, 22 de marzo de 2016

Grupo Proceso Pentágono en el MUAC

Comencemos anunciando que esta exposición pertenece a un grupo revolucionario, crítico y de izquierda que siempre ha dado de qué hablar por sus fuertes observaciones acerca del gobierno mexicano. --Palomita, eso nos gusta--.

Su subversiva forma de ver las cosas se desenvolvió en los años setenta y principios de los ochenta, un momento en el que quien hablara era callado. Así que se necesitaban agallas para abrir la boca y gritar ideologías no priistas.

Grupo Proceso Pentágono, es el colectivo del cual se ha hecho ésta retrospectiva. Las profundas investigaciones y los experimentos sin límites siempre caracterizaron a esta bola de no objetualistas que critican profundamente el sistema artístico de nuestro país: el gobierno es malo, pero es aún peor la burocracia que domina el mundo del arte contemporáneo en México.

Me gusta que jamás fueron artistas de la mano de una brocha o de una técnica. Utilizan materiales ajenos al medio pictórico tradicional. Improvisan. Se dejan llevar. No están ligados a nada y como un buen artista subversivo no les duele abandonar su obra. Saben que no les pertenece. Todo es de todos y para todos.

Durante tu recorrido verás instalaciones, obra gráfica, ambientaciones que reproducen obras de hace algunos años, trabajo individual y colectivo. Todas las piezas con un sabor no conformista y con tonos fuertes de denuncia.

¿Quién es este grupo? Hablemos un poco de su historia: Grupo Proceso Pentágono fue un colectivo de artistas mexicanos, activo en la Ciudad de México entre 1976 y 1985—con intervenciones esporádicas hasta 1997. Fue pionero del “movimiento de Los Grupos”—fenómeno surgido a finales de los años setenta que se caracterizó por una efervescencia de colectivos artísticos con énfasis en la experimentación y la crítica social. Inicialmente formaron parte del Grupo: Felipe Ehrenberg, Carlos Fink, José Antonio Hernández Amezcua y Víctor Muñoz a raíz de la invitación a participar en la X Bienal de Jóvenes de París de 1977. Posteriormente se unieron al colectivo Carlos Aguirre, Miguel Ehrenberg, Lourdes Grobet y Rowena Morales. La lista de colaboradores nacionales e internacionales es amplia y hace patente la creación de una gran red de artistas experimentales que tuvieron contacto durante esta década marcada por fuertes procesos de represión y dictaduras.

Esta muestra es lo más nuevo del museo de arte contemporáneo que más nos gusta. Vayan a verla y comiencen el año nutriéndose de arte. Involucren a sus hijos en esta dimensión que a largo plazo sí reditúa.


Hasta el 21 de febrero de 2016.