martes, 16 de junio de 2009

Proyecto Axolotl- Muac UNAM

¿Por qué un hombre llega a obsesionarse en una investigación de tal forma? Esto sucede cuando algo es peculiar, y el ajolote es un animal peculiar en el sentido de que puede alcanzar la madurez y reproducirse en la fase de renacuajo, o larvaria, de la metamorfosis de los anfibios. Esto quiere decir que es como si una mariposa pudiera vivir toda su vida en la etapa de capullo y hasta reproducirse sexualmente. Posiblemente esta etapa permanente brinda otro tipo de estado mental y físico, alguna sensación o energía que investigándola explicaría por que aparte de esta gran incógnita el cuerpo del ajolote explica el cuerpo del ser humano.

Durante su estancia en el lago de Pátzcuaro en 1986, el artista sueco Ulf Rollof (1961) entró en contacto con los ajolotes, interesándose de inmediato por estos exóticos anfibios cuya anatomía encerraba misterios y mitos locales. En un intento por descifrarlos, realizó una disección. Este acto despertó en Ulf el deseo de corresponderles y por comunicar a los ajolotes la anatomía del ser humano, creó una serie de dispositivos acuáticos que a base de luz posibilitaría la comunicación con los ajolotes.

“Cosí un pedazo de tela siguiendo la forma de las pieles de animales cuando se ponen a secar. Me cubrí con él sosteniéndolo con un cinturón de seguridad. Lo cubrí con látex mezclado con sulfuro para resaltar el hermoso e intenso color amarillo limón” (Ulf Rollof: comentario sobre el proyecto).

De ahí nació el Proyecto Axolotl, que involucró un modo más social, más participativo, multidisciplinario, y desde luego inteligente, y que marcaría un significativo parteaguas en la trama artística nacional. El ajolote, que es un símbolo tierno del vínculo animal-humano, tal y como las culturas precolombinas llegaron a identificarlo: con la tenaz metamorfosis de una deidad en un trance de salvación. También manifiesta el presagio donde las criaturas humanas y su hábitat tendrán que evolucionar veloz e inteligentemente para postergar su desaparición.

Como en una elipse con vértebras mitológicas, retornó desde Suecia a su lugar de origen este serpentino dispositivo de reflexiones, emisor-receptor de datos, y de celebración escultórica. Curador: Guillermo Santamarina

Ubicación: Muac UNAM (Museo Universitario de Arte Contemporáneo)Insurgentes Sur 3000 Centro Cultural Universitario.

Lunes y Martes cerrado







2 comentarios:

Calcetin dijo...

yo fui ahi y resulto ser martes, no me dejaron pasar :(

Luis Felipe Gonzalez dijo...

Definitivamente algo intrigantes los Axolotls, te recomiendo un cuento de Julio Cortazar que se llama Axolotl, es de la rama de surrealismo pero explica ahi una interaccion extrana entre el y un Axolotl dentro de un Acuario.

Saludos!

http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/esp/cortazar/axolotl.htm